Compartir

Ex-Secretaria de Homeland Security: Porqué Estoy Demandando a la Administración sobre DACA

  • Exclusiva de PardoNet.  Washington, D.C. – 11 de Septiembre, 2017.  Janet Napolitano fue Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) entre del 2009 al 2013, cuando se implementó el programa DACA – Deferred Action for Childhood Arrivals (el programa de de Acción Diferida para Llegados en Infancia).  Actualmente es presidenta de la Universidad de California, con 238,000 estudiantes en 10 sedes.  A continuación aparece una traducción exclusiva de PardoNet de la carta que publicó el 8 de Setiembre, 2017, en el Los Angeles Times, explicando porqué está demandando a los Estados Unidos ante los tribunales federales por la cancelación de DACA.

“En mi capacidad de secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, hace poco más de cinco años firmé la orden que creó el programa de Acción Diferida para Llegados en Infancia (DACA – Deferred Action for Childhood Arrivals). Este martes, el Presidente Trump terminó DACA en base a poco más que un capricho. El viernes, en mi capacidad de presidenta de la Universidad de California, registré una demanda ante la Corte Federal para evitar que el gobierno despojará a los receptores de DACA de su habilidad de vir, estudiar, y trabajar en nuestro país, libres del temor de deportación.

Por definición, y en la práctica, los receptores de DACA fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños. No conocen ningún otro país, salvo el país que todos compartimos. Pagan impuestos. Contribuyen a nuestra economía – casi el 55% ha comprado automóviles, el 12% ha comprado casas, y el 6% ha lanzado empresas que crean empleos para ciudadanos de los EE.UU. Quieren server en nuestras fuerzas armadas, y mejorarse a si mismos por medio de la educación. En todo, menos una cosa, son Americanos.

Reconozco que es algo inusual que un ex-oficial del Gabinete demande la agencia que anteriormente encabezó. Y puede ser aún más inusual que impugne como inconstitucional, injusto, e ilegal, la eliminación de un programa originalmente establecido por el demandante – yo – en este litigio.
Mi ira ante la cancelación de DACA no se deriva de mi orgullo en la labor que se hizo para crear este programa nuevo, aunque de hecho este programa me enorgullece mucho. Más bien, se basa en el daño que la eliminación de DACA causaría a los “Soñadores” (o sea “Dreamers”) como se les conoce, en la Universidad de California, el sistema universitario 10 sedes que ahora encabezo, y a los casi 800,000 Soñadores a lo largo y ancho de nuestro país.

En mi capacidad de Presidente de la Universidad de California, yo he presenciado las excepcionales contribuciones que los Sonadores están haciendo a la nación. Representan lo mejor de nuestro país. Todos los receptores de DACA han pasado por un riguroso proceso de solicitud, que verifica que son miembros productivos de nuestras comunidades, y que tienen antecedentes limpios, incluyendo más de 100,000 cuyas solicitudes fueron renovadas por la administración Trump.

He visto las excepcionales contribuciones que los Sonadores están haciendo a nuestra nación. Representan lo mejor de nuestro país.

 

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional, al cancelar DACA, infundadamente alega que el programa es ilegal. No ofrece justificación alguna basada sobre los fundamentos legales de DACA mismo, sino sobre la supuesta ilegalidad de un programa separado con reglas diferentes y dirigido hacia inmigrantes diferentes (los padres de los jóvenes elegibles para DACA), un programa que jamás entró en efecto. Esa justificación está totalmente equivocada. El programa DACA fue un ejercicio legal de la discreción fiscal del departamento, y no hay ningún tribunal que haya encontrado que el programa DACA es inválido.

De hecho, en el año 2014, la oficina del Departamento de Justicia que evalúa la constitucionalidad de acciones del poder ejecutivo determinó que DACA es legal. Ahora el Departamento de Justicia de la Administración Trump no ofrece ningún análisis razonado para su giro de 180 grados.
La Ley sobre Procedimiento Administrativo prohíbe que las agencias federales actúen de forma arbitraria y caprichosa, pero eso es exactamente lo que el Departamento de Seguridad Nacional ha hecho con su cancelación de DACA. Falló completamente en considerar el interés dependiente de los Sonadores, como por ejemplo su expectativa de poder estudiar, trabajar, y vivir en el único país que conocen, o, en caso que se terminara el programa, que pasará con las comunidades y universidades donde florecen los receptores de DACA.

Finalmente, la rescisión del DACA por el departamento pisotea los derechos de debido proceso de la Universidad de California, sus estudiantes, y sus empleados. DHS no puede quitarles estos derechos por decreto ejecutivo.

La acción de la administración Trump perjudica los receptores de DACA desde un punto de vista legal, y perjudica a nuestro país desde una perspectiva de moralidad. El gobierno le está diciendo a estos jóvenes que, como país, no valoramos su valor evidente, y que tenemos la intención de tratarlos de la misma forma que tratamos a una adulto que recientemente cruzó la frontera. Esto es erróneo, injusto, malo, y legalmente dudoso.
En mi capacidad de presidente de la Universidad de California, es mi deber proteger los estudiantes en nuestras universidades. Como autora de DACA, conozco sus fundamentos legales y sus propósitos. En esa doble capacidad, estoy demandando a la administración, porque sus acciones del martes perjudicarán a gente joven inocente, y por extensión, a todos nosotros.”

Dejar un Comentario