Compartir

Trump Coquetea sobre Inmigración

Washington, D.C. – Análisis de PardoNet.

Sugiere Que Indocumentados Podrían Quedarse

“¡Los vamos a deportar!”, rugió el candidato Republicano Donald Trump, refiriéndose a los millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos en la consigna más polémicas e intransigentes del año pasado. Pero ahora… no tan rápido.

En una suave y poco característica declaración durante el fin de semana, Donald Trump ablandó su retórica sobre las deportaciones masivas y reforma inmigratoria, y pareció manifestarse dispuesto a considerar algún mecanismo legal para que personas indocumentadas que ya están aquí pudieran permanecer en los Estados Unidos.

La palabra clave es “parece”. Aun es demasiado temprano para saber cuanto peso asignarle a las declaraciones de Trump, o cual será su efecto en la campañas. Las declaraciones fueron enmarcadas entre una rama de olivo para los latinos y un fuerte anuncio sobre inmigración y seguridad fronteriza, lo que sugiere son un “globo de prueba”, o una maniobra táctica política, de Steve Bannon, el recién instalado jefe de campaña de Trump para explorar las reacciones en las encuestas. Trump tiene la difícil tarea de mantener el apoyo de sus partidarios mas leales pero a la vez de convencer un pequeño margen de independientes y moderados de votar por él, o por lo menos de no votar por Clinton. En el ajedrez de las encuestas electoras, la distinción entre estar a favor de “reforma inmigratoria” pero no de “deportaciones masivas” puede ser una forma de acumular uno o dos puntos electorales, o de negárselos a su contrincante.

Lo difícil de ese cometido se refleja en comentarios escépticos del abogado inmigratorio Frank Sherry, uno de los lideres de la campaña para obtener una reforma inmigratorio.   “Es señal de desesperación.   Trump quiere engañar a los Republicanos que no están cómodos con su racismo e intolerancia, para que crean que se esta volcando hacia el centro.   Pero a estas alturas un truco para despistar no será tomado en serio por los Latinos y sus aliados”.

Trump hizo sus comentarios durante su primera sesión privada con su recién nombrado Consejo Asesor de Hispanos. Los noticieros Univisión y Buzzfeed, que fueron entre los primeros en reportar la reunión, entrevistaron personas presentes en la reunión que dijeron que Trump admitió que “la deportación no es la respuesta”. Según el reporte de Buzzfeed, Trump dijo que “la parte mas difícil del debate sobre inmigración es qué hacer con la gente que ya está aquí” y que se debe hacer algo que “respeta la seguridad de la frontera”, pero de manera “humana y eficiente”.

¿Compasión o Confusión?

El cambio retorico, ocurrió en medio de una segunda reorganización de la estancada campaña de Trump, y expuso contradicciones entre sus principales asesores con respecto al tema de la reforma inmigratoria, divisiones que a su vez reflejan profundas contradicciones dentro del partido Republicano.

El efecto inmediato en los medios ha sido el de sugerir una campana confusa y desorganizada, en el cual es difícil entender lo que el candidato verdaderamente representa. El portavoz de la campaña, Steve Cheung, insistió que ni Trump ni la campaña ha cambiado, y que de ninguna forma se estaría considerando “legalización” o “amnistía”, soluciones que son anatema para muchos Republicanos.

Y de hecho, tampoco se puede decir que Trump está izando la bandera blanca sobre inmigración. Precisamente al mismo tiempo que Trump parecía moderar su posición sobre deportaciones, lanzó su primera campaña masiva de anuncios de televisión para la campaña general. El tema del anuncio, que ha sido descargado mas de 600,000 veces en YouTube, es inmigración y la frontera.   Se pinta un cuadro tétrico de una nación en caos y abierto a las hordas invasoras, que solo Trump puede salvar.

El anuncio se puede ver haciendo clic AQUI.

Sin embargo, en una entrevista de CNN con Kellyanne Conway, el noticiero le preguntó a la recién instalada co-directora de la campaña de Trump, si Trump todavía pretende crear una fuerza para deportaciones, y repatriar los inmigrantes indocumentados.   Su respuesta fue “queda por determinarse”, con un guiño del ojo para sugerir que un Presidente Trump seria mucho mas generoso que el Candidato Trump. El Washington Post reportó que antes de ingresar a la campaña de Trump, Conway había apoyado una propuesta para crear un camino hacia la ciudadanía para inmigrantes indocumentados.

Buscando el “Viraje al Centro”

Las declaraciones de Trump pueden ser reflejo de una nueva estrategia electoral, o un cambio de corazón del candidato, o un reconocimiento de las realidades de la deportación masiva, o quizás meramente reflejo de una campaña caótica y confusa. Y de hecho, en vista de los vaivenes del candidato con otros temas, puede reflejar todo lo anterior al mismo tiempo.

La confusión es buen ejemplo del dilema fundamental de la campaña de Trump:la misma intransigencia que lo impulsó hacia la derecha para ganar la candidatura, le impide moverse al centro para ganar la presidencia.

Para ganar, Trump debe convencer una fracción enorme del relativamente pequeño segmento de votantes no decididos de la sinceridad de su “viraje al centro”, o sea, el 7%-10% del electorado que realmente es independiente y que usualmente no decide por quien votar sino hasta el día de las elecciones, pero sin perder el apoyo entusiasta de los partidarios que le entregaron la candidatura.

Según las encuestas, esta tarea es casi imposible, en vista de sus fuertes números negativos, contrapuestos con la absoluta importancia ideológica del tema de inmigración, un artículo de fe para su base de apoyo más comprometido.

Oficiales de Campaña: Nada ha Cambiado

Típicamente durante las campañas electorales, los precandidatos, o sea, los candidatos en las elecciones primarias, suelen tomar posiciones mas extremas que las del electorado general para satisfacer la base del partido. Posteriormente los modulan y matizan para la elección general.

Según los encuestadores, la política intransigente de Trump sobre inmigración ha tenido dos efectos previsibles sobre sus posibilidades electorales. Por un lado, fue lo que le permitió consolidarse como el candidato de los votantes masculinos, blancos, sin grado universitario, y de cuello azul; pero por el otro, despertó una fuerte reacción negativa entre votantes independientes y moderados, en efecto colocando un techo del 40%-45% sobre sus posibilidades electorales.

Con o sin Trump, romper ese techo y expandir la base demográfica de sus votantes es un acto de supervivencia que debe enfrentar el partido Republicano.

A largo plazo, es posible que la declaración de Trump, se vea como haber izado la bandera blanca sobre la fantasía de las deportaciones masivas, y el momento de realismo y cambio fundamental en las posibilidades políticas de los Estados Unidos.Trump-with-Hispanic-woman-AP-640x452

Remover el tema de reforma inmigratoria de la mesa podría colocar a los Republicanos nuevamente sobre el camino hacia un partido inclusivo que abraza la diversidad cultural y social, y las realidades étnicas de los Estados Unidos. Precisamente el proyecto que quedó tan espectacularmente descarrilado por la locomotora de Trump.

 

 

Dejar un Comentario