Compartir

Clinton Nerviosa: 7 Maneras en Que Trump Todavía Puede Ganar

HillaryWashington, D.C. – Análisis de PardoNet.

  • Los electores ponen poco caso a las encuestas hasta después de Labor Day
  • Votantes aún no han podido hacer una comparación directa de Trump y Clinton
  • El formato del debate presidencial favorece a Trump
  • Campaña de Clinton está “bajando expectativas” para el debate
  • Clinton puede haber alcanzado su “punto alto” demasiado temprano

El primer debate presidencial programado para el 26 de setiembre, tiene nerviosa a la campaña de Hillary Clinton, ya que ser la ocasión para que Donald Trump enderece su hasta la fecha desastrosa campaña presidencial.

Los votantes todavía no ha tenido la oportunidad de hacer una comparación directa de Trump y Clinton. Esto ocurrirá el 26 de setiembre, con el primer debate presidencial en Hofstra University, Nueva York.   Si bien ambos candidatos tienen números negativos muy altos, el mero hecho del debate favorece a Trump, ya que le ofrece su mejor y quizás ultima oportunidad de redefinirse entre los votantes independientes y no-decididos, presentándose en sus propios términos frente a Clinton en un marco que hasta la fecha ha sabido dominar.

En un tweet durante el fin de semana, del portavoz de campaña Brian Fallon, parecía comenzar a disminuir las expectativas para el desempeño de la candidata demócrata contra su rival, Donald Trump. Dijo Fallon: “pese a su falta de sustancia, su habilidad para el espectáculo, como ex-estrella de TV, lo hace un contrincante formidable en debates. Hizo trizas a sus rivales en los debates del Partido Republicano”.   El formato de los debates, con sus espontaneidad y enfrentamiento personal directo jamás han sido fortaleza de Clinton, que se desempeña mucho mejor en situaciones altamente controladas y con un guión pre-determinado. Muchos periodistas y politólogos consideran que esta rigidez fue una de las razones que le fue tan difícil adelantarse a Bernie Sanders.

A pesar de que casi todas las encuestas apuntan a una aplastante derrota para el candidato Republicano, un diverso grupo de encuestadores independientes estima que Donald Trump aun puede ganar las elecciones presidenciales el 7 de noviembre.

De hecho, esta semana, una de las encuestas más seguidas por los politólogos, el promedio ponderado de encuestas nacionales de Real Clear Politics, tiene a Hillary Clinton adelante por 6 puntos porcentuales, 48.4% a 42.1%, lo que ordinariamente se consideraría una ventaja insuperable. Pero hay razones para pensar que si bien esa ventaja refleja las debilidades candidato, no refleja las fortalezas estructurales reales del partido Republicano, y que le podría ayudar a hacer una carrera mucho más estrecha en las semanas por venir.

Todo dependerá de la habilidad de la campaña de Trump de cambiar el juego de expectativas. Según declaraciones del nuevo jefe de campaña de Trump, Steve Bannon, y otros oficiales de su campaña, esto significa poner a Clinton en la mira de la prensa, encontrar votantes nuevos, crear un sentido de impulso, y animar la movilización de los votantes a las urnas el 7 de noviembre.

Hay 7 dinámicas que pueden cambiar la campaña, y permitir que Trump recupere un sentido de impulso.

  1. Si domina a Clinton en el primer debate presidencial
  2. Si le deniega una fracción importante votantes blancos independientes o no-decididos a Clinton
  3. Si sus ataques políticos y el goteo de noticias negativas logra subor los números desfavorables de Clinton.
  4. Si persuade a los Republicanos “anti-Trump” que no tienen mejor opción.
  5. Si pone en juego uno o dos estados “péndulo”, como Florida u Ohio.
  6. Si el candidato Libertario o Verde comienza a desviar más votos de Clinton
  7. Una “Sorpresa en Octubre”, o sea, un evento no anticipado poco antes de las elecciones.

Todos estos factores en combinación podrían servirle a Trump para crear impulso en ciertos estados “péndulos” que no están firmemente en el campo de ninguno de los candidatos, pero que son imprescindibles para ganar. En Florida, por ejemplo, si se considera una elección con los cuatro candidatos, Clinton lleva únicamente ventaja del 3.7% en el promedio de las encuestas para agosto (incluyendo encuestas de Fox, NBC/Wall Street Journal, CBS News, y Mason-Dixon). Ese es un número fuerte, y coloca a Clinton en mucho mejor posición que Trump, pero aun así es mucho mas estrecho que su ventaja a nivel nacional y una brecha que Trump podría cerrar. Un análisis publicado esta semana por Univision indica que la decisión en Florida, tal y como en el año 2000 con Bush vs. Gore, queda en manos de “un puñado de condados’.

Se debe recordar que un porcentaje importante de estadounidenses no le ponen atención a las elecciones sino hasta que vuelvan de las vacaciones de Labor Day, feriado que este año cae el 5 de setiembre.   Tradicionalmente ese es el verdadero arranque de la campaña.   Por otra parte, a pesar de lo que dicen las encuestas, otro gran porcentaje no se decide por quien votar sino hasta el día de las elecciones.

Dejar un Comentario