Compartir

Jueces Repudian Leyes Para Suprimir el Voto

Análisis de Pardonet

Washington D.C. – Yo-VoteCon las elecciones nacionales apenas a 100 días, el poder judicial, tanto al nivel estatal como federal, están sestando golpes para la integridad electoral y protección de los derechos civiles de minorías. Decisiones a fines de Julio en Texas, Wisconsin, y Carolina del Norte, han invalidados disposiciones electorales cuya intención era suprimir el voto de minorías. La serie de decisiones, con más por venir en las próximas semanas, en todos los casos obligarán estos estados a descartar reglamentos que “estaban claramente diseñados para suprimir el voto” minoritario, bajo el pretexto que eran necesarios para evitar el fraude electoral.

Esto puede tener consecuencias vitales para la elección presidencia, sobre todo en Carolina del Norte, un “estado batalla” entre Trump y Clinton, donde las minorías independientes juegan un papel decisivo, y el cual se esta convirtiendo rápidamente en uno de los estados con la publicación latina mas grande.

En Carolina del Norte, la Corte de Apelaciones del 4º Circuito dijo que las disposiciones de una ley electoral del 2013 “están dirigidas contra Africano-Americanos con una precisión casi quirúrgica”, y que la “verdadera motivación” de la ley era hacer mas difícil que ese grupo votara.

Debido a la historia de Carolina del Norte desde de supresión discriminatoria del voto, en conformidad con la ley sobre derechos de votación (el VRA – Voting Rights Act) de 1965 sus disposiciones electorales habían requerido el escrutinio y la aprobación previa del Departamento de Justicia federal. Pero en el caso Shelby County v Holder, del 2013, la Corte Suprema de los EE.UU. por voto 5-4 declaró que el racismo era cosa del pasado, y levantó el requerimiento de escrutinio especial por el Departamento de Justicia

En un fallo de 83 paginas, la Corte de Apelaciones hizo constar que después de las elecciones del 2010, la legislatura de Carolina del Norte, controlada por Republicanos, específicamente habían solicitado información sobre minorías, sus hábitos de voto, y su distribución geográfica, para implantar medidas que supuestamente eran para prevenir el fraude electoral, pero cuyo efecto en realidad era el de efectivamente suprimir la participación electoral de minorías que ordinariamente votan por candidatos Demócratas. La Corte dejo claro que no acaba a ningún miembro en particular de la legislatura estatal de “animadversión u odio racial”, pero dejó claro que el propósito de la ley era indiscutibles.

Apenas se levantó el requerimiento de aprobación previa del Departamento de Justicia, sobre Carolina del Norte, so pretexto de combatir el fraude electoral, la legislatura promulgó en tan solo tres días reglas cuya motivación real era de suprimir el voto. La Jueza Diana Motz dijo que ninguna legislatura “ha hecho tanto, tan rápidamente, para restringir el acceso al voto”.

En Wisconsin, el Juez Federal de la Corte Distrital, James Peterson, invalidó porciones de la ley electoral del estado, diciendo que “la experiencia de Wisconsin demuestra que una preocupación con fantasmas de fraude electoral conllevó a instancias reales de privación de derechos, que socavan en vez de fortalecer la confianza en elecciones, particularmente en las comunidades minoritarias”. Sin pelos en la lengua, el Juez Peterson añadió, “llego a esta conclusión porque estoy persuadido que esta ley específicamente buscaba restringir el voto en Milwaukee sin cualquier otro propósito legitimo” añadiendo “para decirlo bruscamente, la versión estricta de la ley de identificación de votante es una cura peor que la enfermedad”.

Entre las disposiciones de Wisconsin invalidadas por el juez estaban limites, sobre votación temprana. requerimientos que ciudades tengan un solo sitio para votación temprana, plazos de residencia para calificar para votar, y tipos de identificación electoral. Con respecto a el sistema de identificación de votantes, dijo Peterson que había sido un “fracaso miserable”, y ordenó que se facilitaran identificación a personas que podían comprobar su identidad.

Los Republicanos autores de las disposiciones invalidadas, condenaron las decisiones. En Carolina del Norte, el Gobernador Pat McCrory (R), dijo que la corte actuaba por “motivaciones políticas”, y que apelaría la decisión ante la Corte Suprema. El Líder Mayoritario de la Asamblea de Wisconsin, Jim Steineke (R), prometió apelar, diciendo que el juez Peterson había excedido su autoridad, en una “usurpación de los derechos del estado”.

A pesar de las promesas de apelar, las recientes decisiones probablemente permanecerán firmes hasta 8 de Noviembre, ya que la Corte Suprema actualmente tiene un equilibrio ideológico de 4-4. lo cual favorece el estatus quo las decisiones de tribunales inferiores.

En Texas, el Tribunal de Apelaciones del 5º Circuito, unánimemente declaró que la ley electoral de identificación fotográfica de Texas, la mas estricta de la nación, era discriminatoria.

Muchos Africano-Americanos y Latinos dependen de disposiciones para votar temprano, o por correo, ya que sus horarios laborales (muchos tienen dos y hasta tres trabajos) no les permiten ausentarse del trabajo para votar en elecciones entre semana, sobre todo en vista que pueden haber largas colas y demoras para votar en las urnas. El efecto neto de medidas que cancelan esa regla es suprimir el voto de estas personas, usualmente Demócratas.

En la época previa a la VRA, los estados del Sur usaban las leyes “Jim Crow” para establecer requerimientos onerosos y arbitrarios que impedían que los Africano-Americanos pudieran votar.   Si bien algunas de las reglas se disimulaban perversamente con razonamientos cívicos, muchos otros eran descaradamente racistas y se hacían cumplir sencillamente para demostrar quien tenia el poder.   Los oficiales electorales de una mesa rural podrían exigir que un votante Africano-Americano adivinara exactamente cuantos frijoles habían en un jarrón, o que nombrara las capitales de todos los estados en orden alfabético, o todos los miembros del Congreso.

Según el Brennan Center for Justice, de la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York, el “fraude electoral presencial”, en el cual un votante simula ser otro, o vota sin tener derecho a hacerlo, es tan inusual que casi se puede decir que es insólito.

Para leer másYo-Vote sobre los intentos de suprimir el voto, vaya:  Brennan Center for Justice

Dejar un Comentario