Compartir

Líderes Unidos. Seguidores…No Tanto

O & HWashington y Philadelpia (Analisis de PardoNet): Para alcanzar un frente unido en la organización Democrata, es imprescindible que Hillary Clinton logre tres objetivos: los primeros dos son convencer al centro y asustar a la izquierda.   Con el endorso anoche de tres figuras claves en la maquinaria del partido: Bernie Sanders, Elizabeth Warren, y el Presidente Barack Obama, se le hizo mas fácil el camino. Según el Washington Post, el animo pesimista y discordante de la convenion parecio cambiar “casi instantáneamente” después del discurso de Michell Obama.

Pero una cosa es unir los líderes; otra es unir los seguidores. El tercer objetivo, persuadir a los votantes, queda por ver, sobre todo ante dudas que el auto-declarado líder del “movimiento progresista”, Bernie Sanders, pueda entregar sus simpatizant Sanders declaró que “tenemos que a elegir a Clinton”. Si bien los tres dieron su respaldo personal, la gran pregunta de la convención es si los votantes jóvenes y del ala izquierda del partido harian caso a sus candidatos preferidos, y si eso se traducirá en votos el 7 de Noviembre.

Para la multitud de los casi 1900 delegados, sin duda la estrella de la noche fue la primera dama, Michelle Obama, quien marco un hito en la turbulenta relación entro los Clinton y Obama: “Yo estoy aquí porque solo hay una persona en la cual confio y quien creo esta genuinamente calificada para ser presidente de los Estados Unidos, y esa es nuestra amiga, Hilllary Clinton”. El discurso de Michelle Obama fue notable por su caracterización positiva de Clinton.   Según el Washington Post, el animo de la convenion parecio cambiar casi instantáneamente” después del discurso de Obama.

Si bien para tarde del lunes, el respaldo de Sanders quedaba entre comillas, y el Wells Fargo Center de Philadelphia, sede de la convencion Democrata sonaba como una sala de concierto con tres orquestras sinfonicas afinando a todo volumen, con confusión y discordia que amenazaban con descarrillar el esfuerzo de unidad.   Para la noche, tras esfuerzos concertados de los jerarcas del partido, y un apasionado discurso de Michelle Obama, los delegados se habían apaciguado y leían de una sola partitura: “derrotemos a Trump”.

Dejar un Comentario